No confirma ni desmiente que estén detrás de hacerse con el negocio de pagos del Banco Sabadell en España, pero el gigante de servicios de pagos Worldline reconoce que la empresa está en un momento de crecimiento orgánico e inorgánico.

Y uno de los ejes de ese crecimiento es tener más profundidad en los mercados en los que ya están presentes para "cubrir mejor todos los servicios que son necesarios en el mundo de los pagos", explica David Valero, responsable de Servicios al Comercio de la multinacional francesa.

Escucha la entrevista completa en este podcast de Mercado Abierto:

Valero(Worldline): "Estamos en un momento de claro crecimiento""

David Valero, director de Merchant Services para España de Worldline, explica las tendencias en el mundo de los pagos y las posibilidades de crecimiento en este sector

"A día de hoy tenemos la voluntad no solo de ser un actor que ayuda en la parte más tecnológica (...) sino también de entrar en el ámbito más financiero". Y esto pasa por actuar como "banco adquirente de nuestros comercios", un paso que acaban de dar en países como Italia y que ya han hecho en los países nórdicos.

Junto a ello, desde Worldline también se ponen como meta "ampliar su portfolio tecnológico.

Un segmento en constante evolución

Valero habla de varias tendencias hacia las que camina el mundo de los pagos. Una de ellas es la omnicanalidad o combinación de todo aquello que pasa en la tienda con todo aquello que pasa en internet, algo que poco a poco está llegando y “el eje del pago es un eje muy vertebrador de esto”.

Otra tendencia tiene que ver con la movilidad en la tienda. “Cada vez más las cajas fijas en las que haces cola, esperas y pagas están desapareciendo y se camina hacia un entorno más híbrido”. Pero el responsable de Servicios al Comercio de Worldline apunta también a Bizum o la proliferación de métodos de pago alternativos, al Live Shopping o incluso al tema de los pagos biométricos.

I+D y crisis

En un sector de constante cambio se necesita mucha inversión para no quedarse atrás. "El año pasado invertimos cerca de 250 millones de euros".

Desde Worldline se muestran preocupados por el impacto de la crisis económica actual en la capacidad de compra de los ciudadanos. Sin embargo, creen que en el mundo de los pagos electrónicos juegan a favor datos como que en España solo un 66% de los comercios aceptan pagos electrónicos. De modo que hay margen para que una cosa ayude a compensar la otra.